El martirio de Victor LLedó

Esta es la tremenda historia de un sacerdote martirizado el 4 de octubre de 1936. Pero, antes de relatar el martirio de Victor LLedó, es necesario explicar brevemente el contexto histórico en el que sucedió.

La persecución religiosa en España antes y durante la Guerra Civil

Desde la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931, durante las etapas gobernadas por socialistas y otros partidos de izquierda, se tomaron medidas encaminadas a descristianizar España, limitando o eliminando la influencia de la Iglesia Católica. Estas son algunas de ellas:

En el ámbito de la educación: expulsión de los Jesuítas, cancelación de la asignatura de religión, retirada de los crucifijos de las escuelas, prohibición de impartir la enseñanza a cualquier congregación religiosa.

Referente al plano cultural y social: la supresión de fiestas patronales y celebraciones de carácter religioso.

En cuanto a la economía: embargo de propiedades de la Iglesia, expropiación de los cementerios eclesiásticos y expulsión de los religiosos de sus conventos para destinarlos a otros usos. En algún municipio llegaron incluso a prohibir tocar las campanas.

Los meses previos a la guerra

Con la llegada al poder en febrero de 1936 de la coalición de izquierdas denominada Frente Popular, la persecución religiosa se recrudeció con el incendio y destrucción de templos, imágenes, archivos parroquiales, bibliotecas, y objetos de culto. Todo ello, sin que los responsables fuesen llevados ante la justicia y frente a la pasividad de las autoridades. Mucha atención, todo lo anterior sucede en “democracia”, la guerra no había comenzado todavía.

Se amenaza y coacciona a sacerdotes, religiosos/as  y creyentes, llegando a la tortura y el asesinato, sin juicio previo, solo por su condición de católico.

Tal es la magnitud de la barbarie, que desde 1936 y hasta julio de 1937, la cifra de muertos asciende a 6.500 entre el clero español. Al finalizar la guerra serían un total de 6832, (4.184 sacerdotes y seminaristas, incluidos 12 obispos, 2.365 religiosos y 283 monjas. No existen cifras fiables de los civiles asesinados exclusivamente por ser católicos.

El martirio de Victor LLedó Martínez

Victor Lledó nació en Barcelona el 15 de mayo de 1878, con pocos meses emigra con sus padres a Argentina. Regresa a España a la edad de doce años, a la ciudad murciana de Yecla.

Estudió en los Padres Escolapios de este municipio, ingresó en el Seminario San José de Murcia y prosiguió sus estudios en los seminarios de Orihuela y Toledo, siempre con sobresaliente.

Fue ordenado sacerdote en 1901 y destinado sucesivamente a La Gineta, Benizar y Cehegín, pertenecientes a la Diócesis de Cartagena. En 1908 emigra a Buenos Aires (Argentina) donde permaneció durante 20 años dedicado a la enseñanza y el apostolado. Regresó a Yecla en 1928 y fue asignado a la parroquia de La Purísima.

Quienes le conocieron destacaban que era muy caritativo y durante este periodo construyó con sus propios ahorros la ermita de San Nicolás de la misma ciudad y el resto de su dinero lo entregó a los pobres.

A la edad de 59 años, fue apresado sin más acusación que la de ser sacerdote.

El domingo 4 de octubre de 1936 lo llevaron a las afueras de Yecla, a la carretera que va hacia Pinoso. Allí y frente a quienes iban a asesinarle, pidió un minuto para decir sus últimas palabras.

Victor LLedó Martínez dijo así:

“Tres cosas he pedido al Señor antes de morir, una poder celebrar la Santa Misa el último día de mi vida y me habéis permitido hacerlo, (estaba totalmente prohibido celebrar misa), otra morir mártir y eso está a punto de suceder, y por último, salvar un alma conmigo”.

Al escuchar sus palabras, uno de los milicianos, arrojando su fusil al suelo, exclamó: “Soy católico”.

Aquel domingo, día de San Francisco, los dos murieron cumpliendo así el último deseo del sacerdote. Hicieron la ofrenda más grande que pueda hacerse, entregar la propia vida por amor al Señor.

El Proceso de Beatificación de Victor LLedó Martínez y otros 54 mártires (sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos), fue enviado a Roma y se encuentra en fase de revisión por la Congregación para la causa de los Santos.

Contenido
El martirio de Victor LLedó
Nombre del artículo
El martirio de Victor LLedó
Descripción
El sacerdote católico Victor Lledó Martínez fue asesinado el 4 de octubre de 1936, pero antes de su fusilamiento pidió a Señor tres deseos. Esta es su historia.
Autor
¿Quienes somos?
MSLICATOLICA
Total Page Visits: 1256 - Today Page Visits: 1

2 comments on “El martirio de Victor LLedó”

  1. Aurelia Fernández dice:

    Fué mi tío abuelo, hermano de mi abuela paterna. Yo envié datos a la diócesis. Tengo su cáliz de la misa. Lo fusilaron es España sólo por ser sacerdote..!

    1. admin dice:

      Me alegro de contactar con usted. La historia de su tío abuelo me conmovió profundamente desde que la escuché y quise compartirla escribiendo sobre él. Muchas gracias por su comentario. Si tiene algún dato más que pueda aportar a la historia, con gusto lo incluiré. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir