Cobrar por los Sacramentos

Iglesia en ruínas

Así pueden acabar algunos templos cuando no hay dinero, ni voluntarios que los sostengan.

El feligrés enfadado:

Cuando alguien, que no frecuenta una parroquia, se acerca a ella para pedir un sacramento, suele molestarse por el donativo que se le pide. Ya sean bodas, 1ª comuniones o bautizos, el asunto del sobre para meter dinero escuece porque a priori, no concuerda con el mensaje de altruismo predicado en los templos.

Tanto es así, que suelen incluir en dicho sobre menos cantidad de la estipulada en un intento de regatear. Y hasta algún caso, en que el párroco encuentra dentro, en lugar de billetes, recortes de periódico o una nota que dice “no me da la gana”. Imagino que estas cosas no ocurren con el restaurante de la celebración, el fotógrafo o la peluquería, que espero reciban el justo pago a los servicios prestados.

Los donativos por sacramentos:

El importe del donativo que se pide por cada sacramento en España, viene dictado desde las archidiócesis a las parroquias de su zona, la misma cantidad para todas, con el fin de que no se cometan abusos, tejemanejes, ni competencia entre ellas .

Informar y explicar es la mejor opción:

Sirva de ejemplo el caso de una parroquia de la Diócesis de Cartagena donde los donativos para bautizos rara vez coincidían con la cantidad pedida. Por ello el párroco decidió entregar a los padres esta nota explicativa:

Desde ese momento, no han vuelto a existir regateos ni trampas en los donativos. 

Bastaba con hacer entender algo tan lógico como que mantener el templo en uso cuesta dinero, y cuesta lo mismo, tanto si vas a misa cada día, como si apareces por allí cada diez años. Quien hace uso de una instalación, edificio o servicio es quien lo debe mantener. En cambio, las dependencias municipales, regionales o estatales las mantenemos todos con nuestros impuestos, las usemos o no. Los feligreses habituales, además de con los donativos por sacramentos, colaboran libremente en cada misa en el momento de la colecta (cuando pasan con la bolsa).

A la gran mayoría de las parroquias, la X en la declaración de la renta a favor de la Iglesia no les afecta. Se sostienen gracias a los donativos directos de sus feligreses y al trabajo desinteresado de limpiadoras, manitas del bricolaje, sacristanes, etc… Y si los voluntarios escasean, además hay que pagar a profesionales.

Cuando vayas a tu parroquia a solicitar un sacramento y te pidan el donativo, no refunfuñes y piensa en la cantidad de gente que trabaja gratis para sostenerla en condiciones, y que facilita que puedas celebrar dignamente lo que pides.


Total Page Visits: 5069 - Today Page Visits: 1

4 comments on “Cobrar por los Sacramentos”

  1. Vicky dice:

    Soy sacristán y de verdad en una partiquia son muchos gastos. El Señor les bendiga

    1. admin dice:

      Muchas gracias. A usted también por su labor.

  2. Ma. Elia Neri Robles dice:

    Excelente! Buena respuesta…

  3. Martha Liliam Osorio dice:

    Si en verdad los gastos son mucho y las colectas son pocas. Nos hace falta desprendimiento para ser mas carismatcos tanto en la iglesia como con nuestros hermanos necesitados. Apoyemos nuestra partoquia. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir