El poder de la Gracia

El poder de la Gracia

Este es el testimonio, contado en primera persona, de un sacerdote católico que además de sus tareas como párroco, ejerce desde hace años la función de capellán de hospital.

Su historia cuenta el poder de la Gracia que actúa desde el momento mismo de nuestro Bautismo, y nos regala el nacimiento a una nueva vida, que en este caso que se relata, no fue solo una nueva vida espiritual, si no también terrenal.

“La primera llamada del nuevo hospital”

Era la primera llamada que hacían al capellán desde el recién inaugurado hospital de la ciudad donde ejercía como párroco. El motivo del aviso era administrar la unción de enfermos a un paciente. Llevaba dos años desempeñando el cargo de capellán en otro hospital a punto de ser clausurado.

Me llamaron urgentemente de la UCI neonatal. Unos padres me pedían la unción de enfermos para sus hijos gemelos prematuros. Les expliqué que a los bebés sólo se les da el sacramento del Bautismo, no la Unción. Con el Bautismo se unen a Cristo por el don del Espíritu Santo que los hace hijos de Dios y miembros de la Iglesia, se les perdona el pecado original y se les otorga la vida eterna. Tras esta aclaración, salí a toda prisa para el hospital.

Al llegar, los padres me cuentan que han tenido gemelos, con la complicación de que comparten placenta y vasos sanguíneos que llevan la sangre de uno a otro y provocan que uno de los hermanos no reciba apenas sangre, mientras que el otro la recibe casi toda.

Los médicos llegaron a ofrecer a la madre incluso la posibilidad de abortar a uno para evitar complicaciones, pero ella se negó rotundamente. Quería dar a sus dos hijos las mismas oportunidades de salir adelante, aunque la naturaleza lo pusiese más difícil a uno de ellos.

Después de un buen rato de esperar que terminasen los médicos, me dirigí a las incubadoras. Uno de ellos, pese a las dificultades de ser prematuro, tenía esperanzas y se mostraba vivaracho. El otro, en cambio, presentaba un fallo multiorgánico que presagiaba su muerte en escasos minutos, por lo que pensé que había llegado demasiado tarde. El color de su piel, su aspecto inerte y lleno de cablecicos, sin signos de respiración, me hicieron pensar que ya había muerto, pero decidí no añadir más dolor al que ya sentían los padres. Así que les pregunté los nombres que habían elegido para sus hijos, pedí agua y unas gasas a la enfermera, y a través de la incubadora los bauticé, “….en el Nombre del  Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Los padres eran dos jóvenes militares y les expliqué que sus hijos habían recibido el bautismo de emergencia y que si sobrevivían deberían terminar todo el rito del bautismo y si alguno, por desgracia, no lo hacía, comentar al sacerdote de su parroquia o al cura castrense, que ya habían sido bautizados. Les ofrecí mi ayuda y les di mi teléfono, por si necesitaban aclarar alguna duda. Me marché de allí con el sentimiento del deber cumplido y el deseo de seguir rezando por esta joven familia.

Pasaron al menos quince días antes de recibir una llamada de teléfono del padre de los niños. Yo pensaba que el niño habría muerto y lo habían enterrado y sólo querían darme las gracias. Pero lo que me contó a continuación me llenó de alegría. Justo una hora después del Bautismo, el hermano enfermo empezó a orinar, le funcionaban los riñones, el corazón, los pulmones, y estaba fuera de peligro, aunque por su situación de prematuro continuaba en la incubadora.

Los días y meses siguientes estuve pendiente del caso, pasando a visitarlos y recabando noticias de su evolución.

Han pasado casi diez años. Los dos gemelos sobrevivieron y han crecido fuertes y sanos. Sus padres, el personal sanitario y yo creemos que fue un auténtico milagro.

Siempre recordaré esa llamada del nuevo hospital para bautizar a los gemelos prematuros como una de las experiencias más bonitas de mi vida como sacerdote y una muestra inequívoca del poder de la Gracia.

Contenido
El poder de la Gracia
Nombre del artículo
El poder de la Gracia
Descripción
Testimonio de un sacerdote como capellán de hospital. La historia de dos gemelos y su bautizo de emergencia tras el fallo multiorganico de uno de ellos. ¿Qué ocurrió después?
Autor
¿Quienes somos?
MSLICATOLICA: Formación e información. Aclaramos mentiras sobre la Iglesia y la religión Católica.
Total Page Visits: 4634 - Today Page Visits: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir