Colectas en las misas – significado y destino del dinero

Significado de las colectas en las misas

Es símbolo de compartir los bienes entre todos los cristianos, de ayuda mutua, de caridad, de dar lo que uno tiene a los demás.

Se inicia con las primeras comunidades cristianas, aunque su forma ha ido evolucionando por razones prácticas.

Los primeros cristianos aportaban pan a la colecta para que fuese consagrado durante la misa, con el tiempo se añadieron más alimentos. La misa se celebraba en sus inicios como una comida de ágape entre todos. Puesto que cada cual colaboraba con algo, había alimentos de sobra que eran distribuidos entre los más pobres. Era una costumbre muy similar a las campañas de recogida de alimentos que suelen organizarse por Navidad.

Este sistema de colectas en las misas se fue adaptando por motivos prácticos, ya que la comida era un bien perecedero, y su almacenamiento y distribución resultaba complicado. Se juzgó más útil la colecta de dinero, que ocupaba menos espacio y se podía repartir, no solo para saciar el hambre, sino también para pagar un médico, comprar ropa, útiles de cocina, o cualquier otra necesidad de los pobres. Este dinero servía también para construir y sostener los lugares de reunión y celebración de los primeros cristianos, el germen de los actuales templos.

La colecta, una vez recogida, se deposita a los pies del altar simbolizando lo que cada fiel ofrece de sí mismo. No es una tasa por asistir a misa.

¿Hay obligación de dar dinero en la colecta?

No es obligatorio, es voluntario. Depende de la conciencia de cada uno dar o no dar y la cantidad. Como en cualquier otra cosa, no es más generoso el que da más. No tiene el mismo valor de entrega un euro de una persona en paro, que un euro de quien recibe un sueldo importante, tal y como lo explica este pasaje del Evangelio:

Evangelio según san Lucas 21, 1-4
“En aquel tiempo, alzando Jesús la mirada, vio a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro, vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas, y dijo: De verdad os digo que esta viuda pobre ha echado más que todos. Porque todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba, esta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir.”

Destino del dinero de la colecta

Existen dos tipos de colectas, las ordinarias y las imperadas.

Las colectas en las misas ordinarias son aquellas cuyo destino es el sostenimiento del propio templo donde se aportan. Flores, reparaciones, limpieza, sueldos, electricidad, calefacción y otros gastos son sufragados en parte con este dinero. Estas colectas son las recogidas en la misa diaria y en otros domingos o festividades que no tienen asignado un fin concreto. En templos con gran afluencia de fieles puede obtenerse un excedente, que podría ser donado a alguna causa de interés si así lo estima el párroco. (Ayuda en desastres naturales, situaciones de emergencia, etc….)

Las colectas imperadas o especiales, son aquellas que tienen un destino especifico fuera de la parroquia y que serán entregadas en mano o mediante transferencia a esa entidad en concreto. Citamos a continuación algunos ejemplos.

Cáritas

El día del Corpus Christi y un domingo de cada mes, la colecta de las parroquias se entrega a Cáritas, cuyos fines abarcan desde la atención primaria, el desarrollo social, integración, formación, etc… la lista es interminable. Para saber más puede pinchar en el siguiente enlace: Ver más sobre Cáritas

Cáritas española está constituida por 6051 Cáritas parroquiales, 70 diocesanas y sus correspondientes autonómicas. A nivel internacional existen 162 Cáritas nacionales, que ayudan directamente a 24 millones de personas al año en 200 países.

Manos Unidas

Durante el mes de febrero, las parroquias destinan la colecta de un fin de semana para Manos Unidas, publicitando que el dinero recogido es para esta entidad. Con el fin de recaudar más, en algunos lugares, se organiza el “panecillo solidario”. Esta iniciativa consiste en que la parroquia ofrezca a los fieles, al acabar la misa, una cena de pan con aceite. De esta forma colaboran con el importe que les hubiese costado cenar en casa y de paso hacen “ayuno solidario”. Este método fácilmente puede triplicar el importe de la colecta.

Manos Unidas es la ONG de desarrollo de la Iglesia católica y de voluntarios, que trabaja para apoyar a los pueblos del Sur en su desarrollo y sensibilizar a la población española. Sus ingresos proceden un 87% de fuentes privadas (entre ellas las colectas realizadas en las parroquias), y  un 13% del sector público.

Para saber más sobre la labor que realizan, pueden pinchar en el siguiente enlace:

Ver más sobre Manos Unidas

Santos Lugares

La colecta en favor de los Santos Lugares de Jesús (la Iglesia Madre de Jerusalem) se realiza en Viernes Santo cada año en todas las parroquias del mundo. Su fin es ayudar a la Iglesia y las comunidades cristianas residentes en Tierra Santa que se ocupan del cuidado de estos lugares y sufren hostilidades a causa de su fe.

Ver más sobre los Santos Lugares

Seminarios de formación de sacerdotes

En la solemnidad de San José se realiza en cada parroquia la colecta a favor del seminario, cuyo fin es colaborar con la formación de los futuros sacerdotes ayudando a sostener la red de seminarios distribuidos por todo el territorio.

Domund

La Jornada Mundial de las Misionesen España conocida como DOMUND, se lleva a cabo el penúltimo domingo de octubre. En este día la colecta se destina a los misioneros de la Iglesia católica repartidos por todo el mundo.

Estos lugares llamados Territorios de Misión, están confiados a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y dependen en gran medida de la labor de los misioneros y del sostenimiento económico de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de todo el mundo.

En los Territorios de Misión la Iglesia atiende a más de 26.898 instituciones sociales. Esto significa que más de un 23% de las instituciones sociales del mundo están en la Misión. La Iglesia en estos territorios también se encarga de más de 119.200 instituciones educativas, lo que representa más de un 55% del total de instituciones educativas que tiene la Iglesia.

Ver más sobre Domund

Y todavía hay más:

Ayuda a la Iglesia Necesitada, a los Cristianos Perseguidos, Infancia Misionera,…………Adjuntamos el listado completo de La Conferencia Episcopal Española.

Ver listado de colectas 2017 CEE

Y por supuesto, las campañas extraordinarias que se organizan desde las diócesis con motivo de terremotos, tsunamis, huracanes u otras situaciones de emergencia humanitaria.

Resumiendo: Los católicos sostienen con sus donativos una parte importante de las ONGS presentes en todo el mundo.

Los fieles que dan una limosna en misa están colaborando con su dinero en miles de proyectos humanitarios a nivel mundial.

Probablemente a muchos de estos fieles jamás se les vea en manifestaciones a favor de…. o en campañas pro….., o golpeando una cacerola en la calle. Pero no se les debería acusar de falta de compromiso, puesto que, desde el silencio de un banco de la iglesia, aportan constantemente su granito de arena para hacer del mundo un lugar mejor.

Consejo del día: Mira a tu abuela con otros ojos, es una activista pro-derechos humanos a nivel mundial.


Total Page Visits: 3745 - Today Page Visits: 1

4 comments on “Colectas en las misas – significado y destino del dinero”

  1. José Hernández Francia. dice:

    Es hermoso ver. La forma cómo se distribuye la limosna ,son ejemplos a seguir.

  2. Abrir los ojos dice:

    Una persona que colabora con una parroquia y recoge el dinero después de la misa, me ha dicho, que todo el dinero, excepto el dia para Carnitas y demás, va todo al obispado.
    Yo he estado en el obispado y es puro lujo.
    Prefiero saber adonde va mi dinero, dándolo a quien yo quiera, en vez de engordar las arcas del obispado.
    La iglesia debería de ser mas honesta

    1. admin dice:

      No es cierto, llevo la contabilidad de una parroquia y le aseguro que no es así. Al obispado se le paga un canon anual dependiendo de la categoría de la parroquia. En una de 3ªA categoría, para que se haga una idea, son unos 900 € anuales. A no ser que en esa parroquia que me comenta, quien paga la luz, calefacción, teléfono, floristería, sueldo del párroco, etc… sea el propio obispado, cosa que me extraña.

  3. Lucía dice:

    Esta genial el post. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir